Jun
06

Los traductores levantan la voz

Filed Under (Grandes Temas, Publicaciones, Traducción profesional) by Laura on 06-06-2009 and tagged

Os dejo unaentrevista de El País en la que hablan tres consagrados traductores literarios: María Teresa Gallego Urrutia,José Luis López Muñoz y Miguel Sáenz. Aunque la entrevista tiene cierto carácter reivindicativo y victimista, creo en el caso de las traducciones literarias está más que justificado, ya que las capacidades artística e intelectual necesarias para acometer este tipo de textos están, claramente, infravaloradas. Espero que lo disfrutéis…

Traductores
De izquierda a derecha, José Luis López Muñoz, María Teresa Gallego Urrutia y Miguel Sáez.- CRISTÓBAL MANUEL

ENTREVISTA: Feria del Libro de Madrid
Los traductores levantan la voz

Tres premios nacionales de traducción conversan sobre los retos de un gremio maltratado por la industria editorial – Un debate en el Retiro aborda la profesión

JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS – Madrid – 06/06/2009

Los traductores no paran. En otoño estará listo el Libro Blanco de la Traducción, el lunes se celebra en el Instituto Cervantes de Madrid el simposio Traducir Europa y mañana a las 11.00 tendrá lugar en la Feria del Libro el coloquio Con traducción no hay Pirineos.

Los traductores no paran. En otoño estará listo el Libro Blanco de la Traducción, el lunes se celebra en el Instituto Cervantes de Madrid el simposio Traducir Europa y mañana a las 11.00 tendrá lugar en la Feria del Libro el coloquio Con traducción no hay Pirineos. Para reflexionar sobre su trabajo, EL PAÍS reunió a María Teresa Gallego Urrutia (Madrid, 1943), José Luis López Muñoz (Madrid, 1934) y Miguel Sáenz (Larache, 1932) en casa de este último. Los tres tienen en su currículo el Premio Nacional de Traducción. Mientras que gracias al anfitrión hemos leído a autores como Günter Grass, Thomas Bernhard o Salman Rushdie, a López Muñoz se le deben versiones de Faulkner, Scott Fitzgerald o Joyce Carol Oates. Entre tanto, Gallego se ha ocupado de Gide, Jonathan Littell o Modiano. Vicepresidenta de ACEtt, la sección de traductores de la asociación de escritores, ella es la que lleva las cifras: “Un 35% de lo que hay en una librería española es traducido”. La web de ACEtt (www.acett.org) contiene una tabla de tarifas mínimas recomendadas que van de los 35 euros por cada 1.000 palabras para el inglés y las lenguas romances a los 60 para las orientales. Unos mínimos que no siempre se cumplen.

Pregunta. ¿Se puede vivir de la traducción literaria?

Miguel Sáenz. El 90% de los traductores tiene otro oficio, algo que les obliga a una doble jornada. La traducción literaria no es rentable. Lo bueno es que puedes elegir lo que traduces.

José Luis López Muñoz. Un traductor es como un actor. Cuando tiene prestigio puede rechazar los papeles que no le gustan, pero eso no le garantiza interpretar lo que quiera porque igual nadie se lo ofrece.

M. S. Descubrir algo nuevo es una de las ventajas de este trabajo. Cuando me llegó el manuscrito de Hijos de la medianoche, Salman Rushdie no era nadie. Un caso distinto es La historia interminable. No es una obra maestra, pero tenía cuatro hijos pequeños y me apetecía. Y es el único libro que me ha dado dinero. Salvo excepciones, los editores sienten un desprecio escandaloso por el traductor.

María Teresa Gallego. Hay estudios que demuestran que es ínfimo el coste de una traducción bien pagada en el precio general de un libro. O sea, no pagan mal para ahorrar, sino porque nos desprecian.

M. S. A la mayoría les tiene sin cuidado la traducción. Lo que quieren es que les salga barata. Y las tarifas están bajando.

J. L. L. M. La actitud cambiará cuando los lectores protesten por la calidad de las traducciones. Aquí todo el mundo se queja pero nadie protesta.

P. Pero ustedes están ya consagrados…

M. T. G. Después de 40 años de oficio, soy una privilegiada: me dan buenos libros, no me tocan una coma, me respetan el contrato… Lo que quiero es que ésa sea la pauta para todos los traductores.

P. Pese a las condiciones, el nivel de la traducción en España es alto.

J. L. L. M. Uno traduce porque quiere comunicar algo que ha leído y que le ha gustado mucho.

M. S. Ahí tengo unas actas de la Comisión de Derecho Internacional, que es más fácil de traducir que una novela. Por cada página me pagan seis veces más. Si en un mes puedo ganar lo que en un año… Cuando te viene un encargo así y lo rechazas para traducir a Günter Grass es que estás loco.

P. ¿Cuáles serían las condiciones ideales de trabajo?

M. T. G. Que se cumpla la Ley de Propiedad Intelectual. Que no haya traducciones sin contrato y que no haya contratos que se salten la ley.

M. S. …que las editoriales respeten esos contratos. Porque las liquidaciones son de risa.

M. T. G. Hace falta un organismo estatal que controle eso. Que no todo tenga que pasar por el juzgado.

P. ¿La ley es buena?

M. S. Sí, pero se incumple. Y no puedes estar todo el día pleiteando con multinacionales. Hay editores que se quedan con subvenciones que deberían ir al traductor.

J. L. L. M. Y cuando un editor vende tu traducción -por ejemplo, al Círculo de Lectores-, lo hace por un precio que no conoces, y se queda con la mitad.

P. ¿Qué porcentaje del precio de un libro es para el traductor?

J. L. L. M. Lo habitual es un 1%. En autores libres de derechos, entre un 3% y un 5%.

M. T. G. De todos modos, el poco aprecio general se nota en cosas que no cuestan dinero. Muchas veces las reseñas de libros omiten en la ficha el nombre del traductor, o dicen que tal libro lo ha “traducido” la editorial equis. No digo ya poner al traductor en la cubierta del libro, cosa que hacen sólo unas pocas. Dicen que estropea el diseño.

M. S. Nos van a llamar vanidosos. La mayoría no lo ponen ni en la web.

M. T. G. No es vanidad, es un asunto laboral. El editor me pagará decentemente si sabe que le doy beneficios, que soy un valor añadido, si sabe que una buena traducción le va a dar tres céntimos más. Y para eso el lector tendrá que saber que existo. Hay gente que cree que todos los libros vienen directamente escritos en español.

M. S. En España hace 40 años nadie sabía quién había hecho una película. Hasta que llegaron los franceses con el cine de autor. Ahora el espectador sabe que los directores tienen nombre. Puede que un día pase eso con los traductores.

*****************

Os dejo aquí también una entrevista a María Teresa Gallego del Canal Cervantes:
Entrevista a María Teresa Gallego



2 Comments Already, Leave Yours Too

Olli on 6 June, 2009 at 11:27 am #
    

Los traductores estamos empezando a parecernos a los agricultores: cada vez que salimos en El País es para quejarnos de lo mal que está la profesión, de lo poco que se nos paga, etc. Eso sí, siempre que salen traductores a la palestra, tienen que ser literarios, que como todo el mundo que conoce ligeramente nuestra profesión, son lo más representativo de nuestro trabajo.
Lo siento, pero me cabrea muchísimo esta actitud. Por un lado, dicen que la traducción literaria no da para comer, pero luego trabajan por cuatro perras porque les apasiona lo que hacen… Quizá deberían dedicarse a traducir más actas de derecho internacional. Si se negasen a aceptar esas tarifas, puede que las condiciones mejoraran ligeramente.
Y ya que estoy con el modo cabreo/reivindicativo=ON, a ver si montamos un día de estos una manifestación frente al ministerio de cultura para que dejen de dar premios nacionales de traducción sólo a filólogos-traductores, sino también al resto del gremio (que no sólo existimos, sino que sacamos el 95% del trabajo adelante).


Laura on 6 June, 2009 at 11:47 am #
    

Hola Oli:
Sabía que ibas a reaccionar… :)
Ya he puesto que el carácter del artículo es sin duda victimista y en cierta medida estoy en parte de acuerdo contigo… De todas formas yo creo que lo que más molesta no es el tema económico, porque al fin y al cabo, si estos traductores se dedican al tema literario es porque les dará seguro para comer, y más con el prestigio y la experiencia que tienen. Yo creo que es una cuestión más de reconocimiento social, muchos quisieran que cada vez que alguien lee un libro traducido o ve una peli extranjera doblada, se acordara de que sin el traductor, seguramente no estaría accediendo a esa información. Sin embargo, y aunque parezca paradójico, el hecho de que no se acuerde de que hay un traductor detrás habla por la calidad de éste, ya que muchos piensan que el producto que están consumiendo ha sido concebido originariamente en español.
Pero vamos, que esto no sólo pasa con los traductores, hay miles de profesiones “ocultas” o socialmente poco valoradas sin las cuales no podríamos tener la vida que tenemos hoy. Pensemos por ejemplo en cómo están valorados socialmente los trabajadores de los servicios de limpieza… y lo que nos acordamos de ellos cuando hay una huelga…


Post a Comment
Name:
Email:
Website:
Comments:

¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 11 11 ?