Posiblemente el tema por excelencia que nos interesa a todos los que nos dedicamos a la Tradumática sea la Traducción Automática, por la que entendemos la traducción totalmente mecánica, hecha con máquinas sin ayuda de humanos (en principio).

Aunque en el pasado se utilizaban métodos rudimentarios, como la traducción palabra por palabra o la basada en simples reglas de transferencia, cada vez estos sistemas se han vuelto más sofisticados y ahora utilizan métodos estadísticos para extraer modelos de traducción (comparando corpus paralelos extraen patrones de traducciones que luego utilizan cada vez que aparece una expresión igual o muy similar en el nuevo texto fuente), basados en ejemplos, redes neuronales etc. que cada vez logran mejores resultados, aunque está claro que todavía no hemos llegado al grado de tener traducciones perfectas hechas únicamente por la máquina (y parece ser que todavía tardaremos bastante…).

La traducción automática siempre ha tenido mala fama, especialmente entre los traductores, que la han considerado una pérdida de tiempo. Si bien es cierto que no es la mejor solución para traducir literatura o marketing, sí puede ser una buena opción para determinados tipos de sublenguajes. Asimismo, puede resultarnos muy útil para lo que los americanos llaman “gisting”, es decir entender de qué va una página que está en un idioma que no conocemos de nada.

Os dejo aquí un vídeo del traductor de Google, basado en métodos estadísticos, y que cada vez está logrando mejores resultados (claro, con el gran corpus con el que cuentan… :-):

Sep
24
Filed Under (Déjà Vu, Páginas web) by Laura on 24-09-2008

La traducción de páginas web es sin duda un tema algo complejo, no porque sea difícil en sí, sino por la gran cantidad de cuestiones que hay que tener en cuenta.

Para empezar, intentar traducir una página web sin tener un programa específico que extraiga el texto entre etiquetas, puede convertirse en una auténtica locura: habría que meterse en el código HTML, detectar los segmentos que han de traducirse y ponerse a escribir. Esto por un lado puede llegar a ser muy pesado, ya que los editores simples no ofrecen las mejores funciones de visualización. Por otro lado, además, corremos el riesgo de borrar etiquetas o modificar argumentos o parámetros que pueden cambiar el resultado final.

Traducir una página web con una herramienta TAO o de localización no sólo nos facilita el trabajo al extraer el texto traducible, sino que nos permite guardar nuestra traducción en una memoria, gestionar terminología, gestionar clientes, contar las palabras exactas (las del texto que se ha de traducir y no las etiquetas) para presupuestos y facturas etc.

En fin, iré comentando poco a poco algunos aspectos específicos de la traducción de páginas web. Por ahora os dejo con este vídeo creado por la UEM que me ha parecido interesante de cómo traducir una página web con Déjà Vu X (DVX), de la empresa Atril.

Sep
24
Filed Under (Estándares, TMX) by Laura on 24-09-2008

TMX es un estándar abierto basado en el metalenguaje XML y desarrollado y mantenido por OSCAR, (Open Standards for Container/Content Allowing Re-use), un grupo de LISA dedicado a la creación de estándares. TMX ha sido creado para facilitar el intercambio de datos de memorias de traducción creados por herramientas TAO y de localización sin que haya pérdidas de datos significativos. Se creó en 1998 y desde entonces podemos decir que en la actualidad la mayoría de herramientas del mercado admiten la importación y exportación de memorias en TMX.

Por ejemplo: imaginemos que un compañero crea una memoria con el programa SDL TRADOS y que nosotros tenemos Déjà Vu. En principio cada programa crea la memoria en un formato propietario y, por tanto, incompatible.

Translation Memory Exchange

Sin embargo, es posible intercambiar esos datos si el compañero EXPORTA su memoria a TMX y yo, desde Déjà Vu, la IMPORTO. La memoria en TMX contiene los datos marcados con una serie de etiquetas que indican qué tipo de dato es el que tenemos entre las manos. Veamos un ejemplo extraído del artículo de Joseba Abaitúa “Memorias de Traducción en TMX compartidas por Internet“:

<TU>

<TUV lang=”EN” creationdate=”1600″ creationid=”William Shakespeare” changedate=”1951″ changeid=”Peter Alexander/Collins”> <SEG>Exeunt marching. A peal of ordance shot off.</SEG></TUV>

<TUV lang=”ES” creationdate=”1929″ creationid=”Luis Astrana Marín/Aguilar” > <SEG>Marcha fúnebre. Salen, llevándose los cadáveres. Después se oye una descarga de artillería.</SEG></TUV>

<TUV lang=”ES” creationdate=”1994″ creationid=”José María Valverde/Planeta”>
<SEG>Se van marchando; después, se disparan salvas de artillería.</SEG></TUV>
</TU>

En primer lugar vemos que se abre una Unidad de Traducción (Translation Unit o TU) con la etiqueta <TU> y que se cierra al final con </TU>. Aquí se encontrarán la frase original y el conjunto de sus traducciones a uno o varios idiomas. A su vez, con la etiqueta <TUV> , que significa “Translation Unit Variant” o Variantes de la Unidad de Traducción, se incluyen tanto el segmento original como cada una de las traducciones (cada una dentro de un elemento <TUV>. Este elemento tiene una serie de atributos como son el idioma (lang), la fecha de creación (creationdate) y el creador de esa unidad de traducción (creationid), de forma que la traducción pueda ser identificada unívocamente. Finalmente aparece el segmento en sí entre las etiquetas <SEG> </SEG>.

Aunque como traductores es raro que utilicemos el formato TMX de forma activa (es decir, para programar o modificar archivos), sí que es conveniente tener algunas nociones para poder interpretar este tipo de formato.

Si queréis profundizar, además de los hipervínculos que aparecen en el texto, un enlace interesante es la especificación de TMX y, en español, la Guía al TMX.

Sep
24
Filed Under (Edición, MS Word) by Laura on 24-09-2008

– Oye, ¡que me has mandado un documento en formato docx y no puedo abrirlo!
– Pues no lo entiendo…
– ¿Con qué versión lo has creado?
– Con Word 2007…
– Ahhh, es que yo tengo 2003. Pues tendrás que Guardar como… 2003.
– Ok

Seguro que esta conversación o parecida la habrá tenido más de uno de los que leéis este blog… Bueno, pues por si no lo sabéis, los que tengáis la versión 2003 de Word sí podéis leer los documentos creados directamente en Word 2007. Para ello sólo tenéis que instalaros este paquete de compatibilidad de Microsoft. Este paquete de compatibilidad incluye no sólo Word, sino también Excel, Power Point. Lo podéis descargar en este enlace.

Os ahorraréis así una gran cantidad de tiempo y dinero al no tener que convertir archivos, enviarlos aquí y allá o llamar para resolver dudas.

No obstante, cabe tener en cuenta las limitaciones de compatibilidad a las que Microsoft hace referencia en la página antes enlazada.

Aquí tenéis un vídeo en inglés que os lo explica, pasito a pasito:

Sep
23
Filed Under (Internet) by Laura on 23-09-2008

Y cuándo termine la carrera, ¿qué?

Esta es la pregunta que muchos egresados en Traducción e Interpretación se hacen. Hay numerosas posibilidades de entrar en el mercado de la traducción, a saber:

  1. Traductor en plantilla en una organización internacional
  2. Traductor en plantilla algún departamento específico dentro de una gran empresa
  3. Traductor en plantilla en una empresa de servicios de traducción y localización
  4. Traductor autónomo para clientes directos o agencias o empresas de traducción.

Cada vez más es esta última opción la que se va imponiendo, debido a que tanto las organizaciones como las empresas cuyo núcleo no es la traducción tienden cada vez más a la externalización de servicios. Es ahí donde surge la posibilidad del teletrabajo y la teletraducción.

Ésta puede tener ventajas y desventajas. Entre las desventajas podríamos citar que el traductor pasa mucho tiempo solo delante del ordenador, que además de su trabajo en sí tiene que solventar gran cantidad de trámites (facturación, pago de seguridad social, contacto con clientes) y que cuesta algún tiempo llegar a tener una buena cartera de clientes, es necesario tener mucha disciplina para tener unos horarios de trabajo fijos y no olvidarse de que también se tiene derecho a vacaciones…

Sin embargo, una vez se supera una primera fase de adaptación a la profesión, la condición de autónomo puede tener numerosas ventajas: no es necesario estar solo. Los autónomos pueden unirse a otros autónomos y formar grupos de trabajo que compartan un mismo lugar. Tienen además mucha flexibilidad de horarios y pueden realizar trabajos muy variados (traducción, sí, pero también gestión terminológica, interpretaciones, correcciones, asesoría lingüística…). Es más fácil compatibilizar trabajo y familia y, si se logra ser disciplinado y tener un horario de trabajo más o menos fijo, pueden hacerse muchas cosas fuera del horario laboral.

Normalmente, íntimamente ligado con la condición de autónoma viene el teletrabajo. Si se quiere triunfar en este tipo de profesión, será imprescindible tener una completa estación de trabajo que incluya un ordenador con software lo más actual posible y con los programas que puedan requerir los clientes, una buena conexión a Internet para captar clientes p.e. a través de una página web, ponernos en contacto con ellos, enviar y recibir traducciones etc. Esta posibilidad del teletrabajo, además de darnos mucha libertad, nos da una ventaja fundamental: PODER OFRECER NUESTROS SERVICIOS A TODO EL MUNDO y conseguir tarifas más altas en países donde se pagan mejor nuestros servicios. No está mal el aliciente, ¿verdad? :-)

Os dejo aquí para terminar una entrevista que realizaron a dos traductoras autónomas en Uruguay:

Sep
22
Filed Under (Localización) by Laura on 22-09-2008

Muchos de los que nos dedicamos al mundo de la traducción y las tecnologías, también conocido como la Tradumática (de Traducción e Informática), utilizamos el término “Localización” con cierta frecuencia. Sin embargo, para alguien ajeno al tema, puede que el significado no esté muy claro.

Muchos piensan que una empresa que ofrece servicios de localización se dedica a “encontrar cosas” o incluso al “posicionamiento de webs”. Sin embargo, en el mundillo de la traducción y del software, el término denota algo bien distinto. Proviene en realidad del inglés “locale”, siendo localización un calco poco acertado (por las confusiones que he comentado) de “localization”. Este concepto, surgido fundamentalmente en el mundo del software, denota la adaptación de un producto o servicio, originado en una cultura o mercado fuente, a otra cultura o mercado meta. El término localización se suele abreviar como l10n (por haber 10 letras entre la l y la n) y está también íntimamente relacionado con el de Internacionalización o i18n, que se refiere al diseño de un producto para que pueda ser adaptado a las particularidades de un mercado o cultura sin tener que volver a diseñarlo de nuevo o cambiar la estructura del producto. Se suele utilizar también el término Globalización (g11n) para designar los procesos conjuntos de i18n y l10n.

Localización

Y os preguntaréis: ¿dónde cabe la traducción en todo este maremágnum de conceptos y procesos? Pues bien, podríamos decir que la traducción es parte de la localización.

LISA, la asociación que promueve la creación de estándares para la industria de la localización, define localización en el Globalization Industry Primer como ” the process of modifying products or services to account for differences in distinct markets”. Aunque la definición es algo vaga y confusa (en realidad no es un proceso que pretenda dar cuenta o representar las diferencias de mercados diferentes, sino más bien lo contrario, pretende eliminar estas diferencias para que el producto se perciba como propio de la cultura), nos da una idea de que la localización, además de la adaptación “lingüística” o traducción propiamente dicha, puede comportar otros aspectos como:

– Aspectos físicos: las empresas de automóviles han de vender su producto con el volante en el lado derecho en países como Reino Unido o Australia; las empresas de hardware deben cambiar los teclados dependiendo de la lengua que vaya a utilizarse o el tipo de enchufe según la parte del mundo a la que vayan dirigidos etc.

– Aspectos comerciales y culturales: los portales de comercio electrónico deben tener en cuenta las diferentes formas de pago y las diferentes divisas.

– Aspectos técnicos: si se van a utilizar lenguas bidireccionales o de doble bit, el sitio web se ha de programar en consecuencia.

Bien, hasta aquí el tema de la localización por hoy… Para terminar, os pongo un vídeo de localización extrema, en el que un producto americano acaba adaptándose a una cultura totalmente diferente hasta casi… perder su identidad original. A ver qué os parece:

The Shamsoons

Seguiremos ampliando en otros posts…

Sep
22
Filed Under (Enlaces) by Laura on 22-09-2008

En la parte izquierda de este blog tenéis dos enlaces importantes: uno es a mi página web y el otro al espacio que tengo dentro de ésta dedicado a la asignatura de IAT. Ahí vais a encontrar, a su vez, gran cantidad de enlaces relacionados con el tema de este blog. Yo iré comentándolos poco a poco aquí, conforme vayan saliendo temas de interés. De todas formas ya sabéis que ambos sitios están hipervinculados y que os podéis mover de uno a otro sin problemas.
Y ahora, ¡a navegar!

Sep
22
Filed Under (Herramientas TAO, IAT, SDLX) by Laura on 22-09-2008

SDLX es un software de traducción asistida, también conocido como herramienta TAO (Traducción Asistida por Ordenador), desarrollado por la empresa SDL, con múltiples funcionalidades para mejorar la estación de trabajo del traductor. Aunque antes era un producto intependiente, desde que SDL adquiriera la empresa TRADOS en 2005, SDLX forma parte de una suite de programas que se conoce con el nombre de SDL TRADOS (siendo la actual versión 2007), y que incluye, en su versión freelance, el propio SDLX (memoria de traducción), SDL TRADOS Workbench (memoria de traducción), SDL TRADOS WinAlign (programa de alineación), SDL Multiterm (programa de gestión terminológica), SDL Multiterm Convert (para convertir datos terminológicos en otro formato a formato Multiterm), SDL TRADOS Synergy (para gestionar proyectos de traducción) y SDL TagEditor con Filtros (para traducir otros formatos que no lea Microsoft Word).

Iremos añadiendo información de todos estos programas en nuestro blog.

En concreto, SDLX es de una memoria de traducción que trabaja con un editor propio (es decir, los textos han de importarse al entorno SDLX para ser traducidos, y después exportarse para recuperar el formato original).

Os dejo aquí un par de vídeos creados por el traductor Pablo Muñoz Sánchez, cuyo blog Algo más que traducir, puede resultaros muy interesante también.

Primeros pasos en SDLX (1/2)

Primeros pasos en SDLX (2/2)

Sep
19
Filed Under (Grandes Temas, IAT) by Laura on 19-09-2008

¡Hola a todos y todas!

Bienvenido a mi blog, en el que intentaré, con la mayor frecuencia posible, publicar noticias sobre temas que me interesen y, en especial, relacionados con la asignatura que imparto en la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universidad de Valencia, Informática Aplicada a la Traducción.

Se tratarán pues de noticias relacionadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación que puedan resultar interesantes a traductores y profesionales que trabajen con las lenguas.

IAT
¡Espero que el blog sea de interés tanto para la comunidad universitaria como para los profesionales y que reciba muchas visitas y comentarios de los usuarios!